demofilo.com

  • Aumentar tamaño del tipo
  • Tamaño del tipo predeterminado
  • Disminuir tamaño del tipo

El siglo XVI

E-mail Imprimir PDF

EL SIGLO XVI

5. El Renacimiento

 

   Surge frente a la Edad Media como un movimiento de exaltación del hombre y del mundo mediante un renacer de la cultura clásica de Grecia y Roma.

   Mientras la Edad Media es profundamente religiosa, que interpreta al hombre y al mundo a través de Dios (teocentrismo), el Renacimiento, sin embargo, establece una clara separación entre lo natural y lo sobrenatural y pone al hombre como centro del mundo (antropocentrismo). El hombre y la naturaleza cobran así una nueva dimensión, que se manifiesta en todos los órdenes de la actividad humana: en las ciencias, letras, arte, política, costumbres, etc.

 

catedralburgos

 

 

 

 

La catedral de Burgos nos puede dar idea del teocentrismo medieval: se construyen casas para Dios, donde domina la verticalidad; la arquitectura asciende desde la tierra hacia el cielo, buscando a Dios.

 

 

 

 

 

palacio-pitti

 

 

 

 

El palacio Pitti de Florencia refleja el antropocentrismo renacentista. Casas para los hombres, donde domina la horizontalidad; la arquitectura se apega a la tierra, buscando al hombre.

 

 

 

 

 

 

 

gutemberg_juan                                                                               pico      

                   Gutemberg, inventor de la imprenta                                                                                         Un humanista, Pico de la Mirandola    

El Renacimiento no surgió de manera espontánea. Durante los siglos XIV y XV se van produciendo cambios que van a permitir la aparición de esta nueva etapa que se irradia a toda Europa desde Italia. Destacan: el auge de una nueva sociedad burguesa frente a la sociedad feudal y rural; la invención de la imprenta y de la brújula, y por tanto, los grandes descubrimientos geográficos; y el Humanismo, que es un movimiento que surge en Italia en el siglo XIV, donde a través del estudio de los textos griegos y latinos, los humanistas buscan una nueva concepción del hombre, apareciendo así el cultivo de las Humanidades o ciencias del hombre.

   En el Renacimiento surge una decidida alegría de vivir como consecuencia de una valoración de la vida terrena; aparece una nueva estimación y confianza en las cualidades humanas, como la razón, los sentimientos, la belleza, etc.; se despierta la curiosidad científica y el afán de conocer los secretos de la vida; la Naturaleza se presenta como modelo y fuente de inspiración; el ideal del hombre renacentista se basa en el desarrollo armónico de todas sus facultades, tanto físicas como espirituales, tal y como lo habían entendido los griegos; se persigue el ideal de "uomo universale", el hombre es llamado a ser y conocer todo, guerrero, culto, refinado, elegante, etc.

                                                                                                                                LeonBautistaAlberti

                                                  León Bautista Alberti, paradigma del uomo universale: tratadista, pintor, arquitecto, escultor, poeta, guerrero, músico, etc...

 

 

 5.1 EL RENACIMIENTO EN ESPAÑA

Se distinguen dos períodos en el Renacimiento español:

La época de Carlos I, en la primera mitad del siglo XVI. España se abre hacia Europa. Se acusan más las características renacentistas. Penetra el erasmismo. Es una época más pagana e innovadora.

La época de Felipe II, en la segunda mitad del siglo. La política española se cierra a las influencias extranjeras y los planteamientos renacentistas toman una orientación más típicamente española, empezando, desde entonces, un atraso científico con respecto a Europa.

                                                 carlosV                                                              felipeii

                                                                       Carlos I (V de España)                                                                                                                    Felipe II

 

El Renacimiento español no representó una ruptura con la religión. Aunque se produce una separación entre lo religioso y lo profano, se alcanza una armonía entre las nuevas ideas y el espíritu tradicional. Al lado de una literatura, pagana, inspirada en la Naturaleza, se desarrolla otra, religiosa: la ascética y la mística.

En esta época se favorece el uso de la lengua latina, pero, a la vez, se exalta el valor de la lengua castellana, que gracias al poderío político de la corona, se extiende por América y por todas las cancillerías europeas. La lengua española se afianza definitivamente en este periodo. El estilo es elegante y natural, huyendo de la afectación.

Durante este siglo XVI la literatura alcanza un notable desarrollo, destacando como características más generales: el intento de lograr una belleza plena en la forma: no sólo importa lo que se dice, sino cómo se expresa; se inspira en la Naturaleza; se analizan los sentimientos del hombre.

En la lírica destacan los nombres de Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León y Fernando de Herrera.

En la literatura ascética y mística, Fray Luis de Granada, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

En la novela aparecen diversas modalidades: la novela de caballerías, la picaresca, la pastoril y la morisca.

Con Cervantes, en la transición entre los siglos XVI y XVII, la novela española alcanza su más alta cima con El Quijote.

En teatro aparecen las primeras compañías, despertándose una gran afición por este género. Lope de Rueda y Juan de la Cueva abren el camino al gran Lope de Vega.

 

5.1.1. La lírica en el 1º Renacimiento:

Garcilaso de la Vega (Toledo, 1501 ‑ Provenza, 1536).

Aristócrata, a las órdenes del emperador Carlos V. Aguerrido hombre de armas, caballero de exquisitos modales y maravilloso poeta. Su personalidad es la encarnación de los ideales del caballero renacentista. Su obra ejerce una gran influencia en los poetas posteriores, especialmente en la generación del 27.

Viajó por toda Europa. Estuvo desterrado por orden del Emperador en una isla del río Danubio, cerca de Viena, y vivió durante algún tiempo en Nápoles, lo que le permite conocer la cultura renacentista italiana. Participó en diversos hechos de armas y murió en 1536, dirigiendo el asalto a la fortaleza de Muy en la Provenza, (Francia). Tenía unos treinta y cinco años.

Garcilaso vivió el amor de forma apasionada. Casado pero enamorado de otra dama, doña Isabel Freire, ésta no le corresponde y casa con otro, lo que le provoca un intenso dolor que se acrecienta hondamente cuando ella muere. Isabel inspira a Garcilaso los más hermosos versos. El tema de sus versos será el amor, pero el humano, separándolo claramente del amor divino. A la vez, canta el dolor con gran intensidad y elegante mesura. La Naturaleza aparece en sus versos con un fuerte sentido de serenidad y belleza. Introduce el endecasílabo italiano por consejo de su amigo Boscán y la estrofa llamada lira, composición métrica con el siguiente esquema: 7a, 11B, 7a, 7b, 11B.

                                                                     Garcilaso                                                           boscan_y_garcilaso

                                                      Garcilaso de la Vega, el más clásico de nuestros poetas                     Obras de Garcilaso y Boscán, publicadas por la viuda de éste

 

El estilo, es decir, el uso que Garcilaso hace de la lengua, es sencillo y elegante, con un vocabulario muy seleccionado, de acuerdo con los gustos cortesanos, y dotado de gran musicalidad.

Su obra se reduce a tres églogas, dos elegías, una epístola, cinco canciones y treinta y ocho sonetos. Esta obra se publicó después de su muerte, cuando la viuda de su amigo Boscán reunió en un volumen la poesía de ambos poetas en 1543.

 

Un tópico literario en tres momentos

Soneto XXIII
En tanto que de rosa y d'azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que'l cabello, que'n la vena
del oro s'escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que'l tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

Garcilaso de la Vega

Elisa, ya el preciado
cabello, que del oro escarnio hacía,
la nieve ha variado;
¡ay! ¿yo no te decía:
—Recoge, Elisa, el pie, que vuela el día?

Ya los que prometían
durar en tu servicio eternamente,
ingratos se desvían
por no mirar la frente
con rugas afeada, el negro diente.
¿Qué tienes del pasado
tiempo sino dolor? ¿cuál es el fruto
que tu labor te ha dado,
si no es tristeza y luto,
y el alma hecha sierva a vicio bruto?

Fray Luis de León

Garcilaso exhorta a una joven para que ame, antes de que la edad marchite su belleza. Este tópico constituía el tema de un poema atribuido al escritor latino Ausonio, y que empieza con las famosas palabras: Collige virgo rosas...[coge, doncella, las rosas (de la vida)...]

Muchos poetas del renacimiento desarrollaron este tema, tan grato al impulso vitalista de la época: es el Carpe diem del poeta latino Horacio:(Odas 1, 11, 7-8)

"(...)Dum loquimur, fugerit invida aetas:

         carpe diem quam minimum credula postero.

Mientras hablamos, habrá huido, envidioso, el tiempo: coge el día, dando la mínima credulidad al porvenir.

 

Fray Luis utiliza la lira -estrofa "inventada" por Garcilaso- para insistir sobre el tópico. Pero ahora es muy diferente: el poeta se fija más en las consecuencias nefastas que el "gozar de la vida " acarrea en la vejez o en una vida futura. El mismo tema se nos presenta más sombrío...

 

5.1.2. La lírica en el 2º Renacimiento:

 

Fray Luis de León

 

Nació en Belmonte, (Cuenca), en 1527. Fraile agustino y provincial de Castilla. Catedrático en la Universidad de Salamanca, donde acusado por sus compañeros pasó cinco años en las cárceles de la Inquisición. Murió en 1591.

Hombre justo y humilde pero de temperamento irritable y agresivo. En su obra se percibe una constante búsqueda de la soledad y la paz espiritual, probablemente porque nunca gozó de ellas.

Es el poeta lírico más representativo del segundo periodo del Renacimiento español. En Fray Luis de León se funde con exquisita armonía la tradición religiosa y las nuevas corrientes. Mantiene el criterio de naturalidad en el uso de la lengua, iniciado en el periodo anterior, y un gran equilibrio entre el contenido y la forma. Selecciona los vocablos para que respondan con precisión a la idea que trata de expresar

 

fray_luis                                    universidad_salamanca                                     universidad_aula

 

                                     En las ilustraciones: retrato de Fray Luis de León, la portada plateresca de la Universidad de Salamanca y el aula donde enseñaba

De su obra en prosa destacan De los nombres de Cristo, (comentario a los nombres con los que la Sagrada Escritura llama a Jesucristo); La perfecta casada, (tratado de las virtudes que ha de reunir la esposa cristiana de acuerdo con las enseñanzas bíblicas); Exposición del libro de Job, (traducción y comentarios). De su obra en verso hay que destacar sus versiones al castellano de algunas de las obras de los poetas clásico, como la oda de Horacio: Beatus ille... Sus propias composiciones le acreditan como uno de los mejores líricos en lengua castellana: (oda A Felipe Ruiz, A Salinas, Noche serena, etc.).

 

5.2 CARACTERÍSTICAS DEL SIGLO XVI RELACIONADAS CON LA NOVELA

5.2.1. ÉPOCA DE CARLOS V o PRIMER RENACIMIENTO.

En la oración medieval a la Virgen, la Salve, se viene a decir que la vida es un gemido y un llanto, "en este valle de lágrimas"; a finales del siglo XV, Jorge Manrique, hablaba de que "nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir". En el siglo XVI, ya no se siente la vida así, sino que se empieza a conocer una cultura que ha nacido antes y al margen de la Iglesia, y a ella se entrega, el hombre renacentista, con pasión por ser un producto típico del HOMBRE. Quiere imitar a la Naturaleza, a la que idealiza como expresión de la vida más perfecta. Trata de practicar una religión más íntima, menos apegada al culto externo, (erasmismo). Emplea la lengua propia a imitación de los antiguos que usaban su lengua: el latín y el griego. Intenta gozar de todo, aunque sea transitorio. Tiene un desmedido afán de riquezas y de aventuras. Trata de luchar contra las adversidades de la fortuna con tesón y esfuerzo propios.

 

                                                    erasmo1                                          AlfonsodeValdes

                                                                       Erasmo de Rótterdam                          Alfonso de Valdés, erasmista, secretario de Carlos I y probable autor del Lazarillo de Tormes

 

Los españoles de tiempos del emperador Carlos V, terminada la Reconquista y con el anterior bagaje de ideales, se encuentran con que: los ejércitos son organizados por el rey; las armas de fuego han desplazado al guerrero de a caballo, perdiéndose, por tanto, el espíritu del ideal caballeresco. Es lógica la búsqueda de un sustituto del mismo y se encuentra en la aventura, en el azar, en la acción por la acción misma. De ahí el gusto por la lectura de la novela de caballerías, de acciones fantásticas, en las que se cuentan las hazañas de un héroe, no importando su realidad sino el entretenimiento. El modelo de la novela de caballerías es Amadís de Gaula, donde el amor a su dama y el afán de aventuras mueven al héroe a realizar sus hazañas.

                                           amadisg

 

 

 

 

 

 

Amadís de Gaula, modelo de novela de caballerías. Los libros de caballerías se leían con pasión y profusión, en el siglo XVI. Santa Teresa, en su juventud, fue lectora asidua. El Quijote nacería como un alegato contra estos libros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAZARILLO DE TORMES

Pero, a la par, esta misma sociedad crea otro tipo totalmente distinto al héroe caballeresco: el pícaro. Este es un hombre sin oficio, de mala cuna y peor crianza, que recorre los campos empujado por el azar, generalmente adverso. El modelo de la novela picaresca es el LAZARILLO DE TORMES, genial creación de nuestra literatura, expresión singular del género picaresco y origen de la novela moderna, de autor anónimo, -las modernas investigaciones, como la de la catedrática Rosa Navarro Durán, atribuyen su autoría a Alfonso de Valdés-. El protagonista es el antihéroe: el pícaro, vagabundo con un lenguaje claro y llano y que se mueve en el ambiente que corresponde a las capas bajas de la sociedad; la narración está en forma autobiográfica y los personajes secundarios son tremendamente reales: (un ciego, un clérigo, un escudero...). Lázaro, nacido de padre ladrón y madre poco honesta, es puesto, niño todavía, al servicio de varios amos. Lázaro mismo nos cuenta su vida a través de las peripecias que le van ocurriendo con cada uno de estos amos, a los cuales critica duramente y a la vez a la sociedad entera. Pero todavía esta crítica no es desgarrada y muy mordaz, como sucederá en la picaresca posterior.

 

                                                            lazarillo                                                  lazarillo-tormes

 

5.2.2. ÉPOCA DE FELIPE II o SEGUNDO RENACIMIENTO

Dándose las mismas características, evolucionadas, de la época de Carlos V, la forma de narrar se hace ahora más racional y verosímil. La novela de esta época ofrece un mundo, artificiosamente perfecto y menos fantástico, lleno de figuras ejemplares: el pastor, el moro, etc. Este tipo de narración contrasta también con el "Lazarillo de Tormes", expresión de la realidad concreta y cotidiana.

Prototipo de las novelas de esta época son: la novela pastoril y la novela morisca.

En la novela pastoril los protagonistas son pastores cultos y entregados a un sentimiento amoroso honesto y no correspondido. Normalmente es el disfraz de algún personaje real: a veces, el propio autor; culto y melancólico, dulce y refinado, se lamenta del amor no correspondido. Los sentimientos son melancólicos y suaves. El paisaje es apacible y delicado. La acción estática. En este tipo de novelas se idealiza la "vida natural", de la misma manera que los libros de caballerías idealizan la "vida guerrera". Una novela representativa de este género es "Los siete libros de Diana" de Jorge de Montemayor.

                                                         libros_diana                                             abencerraje

                                                                         Los siete libros de Diana                                                                      Historia del Abencerraje y la hermosa Jarifa 

En la novela morisca los protagonistas son personajes históricos, es el moro: generoso, digno y caballeroso, joven y apasionado, fiel a sus sentimientos y a los de su amada. La acción es muy movida, el amor honesto; la honra debe quedar a salvo. La novela "Historia del Abencerraje y la hermosa Jarifa", de autor anónimo, -se atribuye a Antonio Villegas-es representativa del género.

5.3. LITERATURA ASCÉTICA Y MÍSTICA

Ascética y mística son, en realidad, el fenómeno psicológico y literario más característico de la religiosidad española durante el reinado de Felipe II.

La palabra ascética procede del griego askesis y significa esfuerzo. La literatura ascética es aquella que describe las actitudes y medios que el alma debe emplear para alcanzar la perfección moral. Supone un esfuerzo personal.

La palabra mística proviene también del griego mistikos y significa cerrado, misterioso. La literatura mística trata de explicar los fenómenos y sentimientos que experimentan aquellas almas que han logrado la unión íntima, espiritual con Dios. Este estado no depende del esfuerzo de la voluntad. Todo es puro don y regalo de Dios.

Los escritores místicos señalan tres vías o etapas para alcanzar la unión con la Divinidad.

Vía purgativa. Es fundamentalmente ascética. El alma, mediante el esfuerzo, va dominando las pasiones y ejercitándose en la práctica de las virtudes, desprendiéndose de todo lo terreno, hasta lograr la perfección del espíritu.

Vía iluminativa. El alma, purificada, está en disposición para recibir la presencia de Dios, adquiriendo, por la meditación y la contemplación, un conocimiento especial de los misterios divinos, que la iluminan y la disponen a la unión con Dios.

Vía unitiva. Etapa final en la que se llega a esta unión íntima con Dios. Es un estado inefable que el hombre no sabe ni puede explicar. El éxtasis y arrobamiento puede darse, aunque son fenómenos accidentales.

Se pueden citar como causas que favorecieron la aparición de este literatura: el sentimiento religioso tradicional que favoreció el desarrollo de un "intimismo" y produjo hasta desviaciones como los "alumbrados"; el espíritu de la contrarreforma y el contacto con los místicos alemanes y flamencos del siglo XV.

En el reinado de Felipe II se da una tensión espiritual y humana que caracteriza toda la época: la defensa del país se confunde con la defensa de la fe católica; la cultura renacentista española tiene un matiz religioso y nacional fundiéndose con el espíritu religioso y tradicional medieval; el tono austero y grave de la corte se manifiesta en la literatura, artes y en la vida misma: El Escorial, los cuadros de El Greco, la música del Padre Victoria, la figura del rey y sus cortesanos son exponentes de ese estilo severo y espiritualista. Es la época de los grandes teólogos, de la Contrarreforma, cerrándose las fronteras a cualquier influjo europeo, por miedo a que fuera herético, depurándose el pensamiento católico y floreciendo la vida religiosa. En contrapartida, empieza el secular atraso de España en los estudios científicos.

 

5.3.1. Principales escritores ascéticos

                                                  sanjuandeavila                                                                                                                  frayluis-granada

                                                                San Juan de Ávila                                                                                                                                                                  Fray Luis de Granada

 

San Juan de Ávila, fue abogado y sacerdote. Sus obras, de gran solidez, tienen el don de convencer al lector.

Fray Luis de Granada. Dominico. Sus obras como la Guía de pecadores y la Introducción al símbolo de la fe fueron traducidas a casi todos los idiomas europeos. Es uno de los mejores prosistas de su época. De estilo clásico, pero tierno, claro y con mucha convicción.

A Cristo crucificado

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo te amara
y aunque no hubiera infierno te temiera.

No tienes que me dar porque te quiera;
pues aunque cuanto espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

 

Este es uno de los mejores sonetos en lengua castellana. De autor anónimo, la crítica atribuye su autoría a uno de nuestros escritores ascéticos y/o místicos

 

5.3.2. Principales escritores místicos

5.3.2.1. Santa Teresa de Jesús.

Mujer sencilla, alegre, apasionada, simpática, con una gran fortaleza para vencer las dificultades de exquisita feminidad. Graciosa, de grandes recursos humanos y aguda inteligencia.

img_0026

Nacida en Avila en 1515 en una familia acomodada de origen judío. Carmelita a los diecinueve años, reforma su orden. Funda treinta y dos monasterios. Su producción es bastante extensa. No escribe por afanes literarios, sino por mandato de sus confesores. Utiliza el lenguaje puro y castizo de Castilla, sencillo, espontáneo, despreocupado en la forma, pero emocional y sugestivo. Para hacerse entender emplea, a veces, un lenguaje simbólico, utilizando imágenes sacadas de la vida misma. Es decir, que usa la metáfora no como recurso literario, sino como medio didáctico para hacerse entender. Su mejor obra es el Libro de las Moradas o Castillo interior y su Epistolario, del que se conservan más de 400 cartas, es uno de los mejores de la literatura universal.

 

 

 

 

 

 

Carta autógrafa de Santa Teresa de Jesús que se conserva en su museo de Alba de Tormes. Demófilo

 

 

                                                     teresa_jesus                                                San_Juan_de_la_Cruz

                                                                          Teresa de Cepeda y Ahumada: Santa Teresa de Jesús                                                 Juan de Yepes: San Juan de la Cruz                                                      

5.3.2.2. San Juan de la Cruz.

Es uno de los mayores líricos de toda la poesía universal. Sus versos son musicales, elegantes y emotivos y con un misterioso poder de sugestión. Su estilo es más culto, más cuidadoso, perfecto y reflexivo que el de Santa Teresa. Usa un lenguaje simbólico ya que habla de "cosas tan interiores y espirituales que para ellas falta el lenguaje". Emplea una gran variedad de recursos estilísticos como la metáfora y la antítesis y los diminutivos.

En su obra se funden elementos renacentistas y tradicionales.

Nace en Fontiveros (Avila), de familia humilde, y tuvo una infancia llena de privaciones. Trabajó como enfermero en Medina del Campo. Comienza sus estudios con los jesuitas. Ingresa en el Carmelo, estudia en Salamanca y es nombrado "prefecto de estudiantes". Conoce a Santa Teresa y reforma la rama masculina de la Orden de los Carmelitas. Sufre persecuciones y estuvo ocho meses preso pero logra escapar. Ocupa altos cargos en su Orden reformada y muere en Úbeda a los 49 años. Su obra poética mística la forman Noche oscura del alma, Cántico espiritual y Llama del amor viva. Su obra en prosa son cuatro tratados, en los que glosa e interpreta el sentido de sus poemas místicos

 

5.4. CERVANTES Y EL QUIJOTE

5.4.1. Miguel de Cervantes Saavedra, es la figura más universal de las letras españolas. Se sitúa a caballo de los siglos XVI y XVII, entre el Renacimiento y el Barroco, siendo su obra una síntesis genial de ambas épocas.

Su vida es una peripecia constante, en lucha con las circunstancias, que se reflejará en su obra.

De muy joven viajó por varias ciudades españolas. A los veintidós años salió de España. Estuvo en Italia y participó en diversos hechos de armas. En Lepanto perdió un brazo y, de regreso, estuvo cautivo en Argel durante cinco años.

Ejerció de recaudador al servicio de la corona y sufrió cárcel varias veces. Tuvo siempre problemas económicos muriendo pobre, en Madrid, el 23 de Abril de 1616.

Estas dificultades e infortunios contribuyeron a formar su carácter, mostrando un gran vigor que le permitía dominar las situaciones adversas. Cervantes nunca fue vencido. Creyó firmemente en los valores de los hombres, y enfocó siempre su vida con un sereno optimismo.

OBRA: Cultivó todos los géneros literarios, aunque con diferente éxito.

Verso: en conjunto no ofrece alta calidad, aunque algunos poemas presentan una cuidada construcción, como los de "Viaje al Parnaso". Intercala poemas en sus obras en prosa, que se elevan a gran altura.

Teatro: cultiva el teatro "culto", como La Numancia de escaso interés; al final de su vida escribe una dramaturgia más "popular": ocho comedias y ocho entremeses[2]. Estos entremeses son entre los mejores del teatro español.

Novela: Su primera novela es pastoril "La Galatea" y es la menos lograda; "Los trabajos de Persiles y Segismunda" es del tipo bizantino y la última que compuso. Sus "Novelas Ejemplares" son doce relatos cortos que publicó en 1613: destaca entre ellas "Rinconete y Cortadillo" de género picaresco.

                                                           cervantes                                                      quijote_Castillo

                                                                               D. Miguel de Cervantes                                                                                         D. Quijote leyendo libros de caballerías

 

5.4.2. EL QUIJOTE.

Es la obra más transcendente de la literatura española. La intención de Cervantes ‑según él mismo nos dice‑ fue desacreditar a los libros de caballerías. Pero El ingenioso hidalgo D. Quijote de La Mancha es mucho más:

quijotewg

‑ Es una interpretación de la vida, donde se enfrentan las ideas y las cosas.

‑ Es un canto a la justicia, a la libertad, al amor y a la responsabilidad... ("cada uno es hijo de sus obras").

‑ Es un acto de fe en la humanidad.

El argumento de la obra cuenta tres salidas de D. Quijote: En la primera, D. Quijote es armado caballero y se sitúa en La Mancha. En la segunda, se llega hasta Andalucía, sucediéndose numerosas aventuras, en las que sale mal parado, pero mantiene su pureza caballeresca en defensa del débil. En la tercera, la acción se desarrolla en Aragón y Cataluña; D. Quijote obtiene algunas victorias y va pareciendo menos loco, acercándose Sancho a la manera de actuar de su amo; Sancho llega a ser gobernador. Derrotado por el "Caballero de la media luna", vuelve a su lugar y muere cuerdo.

Los personajes de la obra están dotados de tan gran humanidad que "saben" a verdad, nos parecen de carne y hueso. Son como todos los hombres, personajes complejos y llenos de matices.

D. Quijote, que ha perdido el juicio por la lectura de libros de caballerías, quiere llevar a la realidad los grandes ideales. Ama la justicia, defiende al menesteroso, es discreto, de costumbres austeras, y representa la encarnación del más puro amor platónico.

Sancho Panza representa el sentido común del hombre del pueblo, que maneja las cosas y no las ideas para resolver su vida. Sirve a D. Quijote y participa desde la realidad en sus aventuras, pero, junto a la ambición de ser gobernador, mantiene un claro espíritu de justicia.